VENUS STAR POINT 2018

La diosa Inanna, que gobierna sobre la belleza y la fertilidad, va a visitar a Enki, dios de las aguas de la vida. Estando en su tertulia, Enki se embriaga y en medio de la exaltación le regala a Inanna
los “Dones Sagrados”, o el Sagrado “ME” como le nombraron los creadores de este mito sumerio.

Esos dones eran una Corona que Inanna recibe diciendo “yo la tomo”, unos aretes de lapislázuli que igualmente recibe diciendo “yo los tomo” y de la misma forma con el resto: un collar de doble cuenta de lapislázuli, un pectoral de oro, un cinturón de oro y piedras preciosas, un cetro y las vestiduras reales.

Inanna sale de su visita a Enki muy regalada y perfectamente ataviada con estos Dones sagrados, y emprende su viaje de regreso a casa junto a Ninshivar, su amigo del alma y mensajero. Pero cuando Enki despierta ya sobrio y les pregunta a sus sirvientes por los Dones, se pone las manos en la cabeza al darse cuenta de lo que ha hecho: ¡los ha regalado! OMG!

Enseguida manda a un emisario para que hable con Inanna y le haga entrar en razón, “estaba ebrio, tu sabes…”, para que devuelva las cosas. Pero ella ya está empoderada y no tiene ninguna intención de devolver nada. Enki entonces empieza a mandarle “monstruos” mientras ella va en el viaje de regreso a su hogar, y ella, uno a uno los va derrotando hasta que por fin llega a casa donde allí Enki sabe que ya no podrá recuperar nada, así que en vez de otro monstruo le manda su bendición.

Inanna entonces se alza como toda una diosa regia con sus múltiples atributos, pero no es una diosa iniciada, no se ha “ganado” esos atributos aún… pero ese es otro cuento.

Hoy, que Venus y el Sol se besan en el cielo mientras Venus está literalmente entre la Tierra y el Sol astronómicamente hablando, es cuando Inanna/Venus recibe esos dones de Enki que representa la cara del Sol que siempre mira a la Tierra y que por lo tanto da la vida constante mente a nuestro planeta.

¿Estás lista para tomar los dones de este nuevo ciclo venusino? ábrete al cosmos, ábrete al cielo, Venus está invisible pero más presente que nunca en nuestra psiquis y allí donde esos dos astros se unen en Tu Mapa Natal, es donde se responde la pregunta ¿qué es lo que quiero ahora?, quizá esa respuesta tarde en aclararse – como dije antes, Venus está invisible – pero el germen está puesto y los meses que vienen darán mucha luz al respecto.

Otra cosa: esto no es asunto de un día, este es el inicio de un viaje de más de 500 días (hasta junio del 2020) y vamos a hacer el recorrido juntas, empoderándonos de nuestra feminidad, iluminando nuestras vidas con la guía de Venus. Saquen sus cuadernos chicas, ¡hoy hay que tomar notas importantes!

There are no comments

Deja una respuesta

Ingresa lo que quieres buscar y presiona enter

Carrito
Abrir Chat
¿Deseas hablar conmigo?