Venus en Libra 2018

Ayer hubo un cambio energético de VENUS, ni más ni menos. Este lucero de la tarde, tal como se nos presenta actualmente (¿lo han visto? se ve hermoso después del atardecer hacia el poniente), cambia de Virgo a Libra, su domicilio planetario.

Venus en Virgo se sentía incómoda, estábamos demasiado críticas con nosotras mismas y con las demás, demasiado preocupadas en los detallitos molestos de la vida y perdiéndonos el disfrute de la situación completa.

Al llegar a Libra eso cambia, este es un signo donde Venus se siente regia y aunque su entrada está marcada por la tensión a Saturno (cosa que se ajustará matemáticamente este viernes) no será un conflicto demasiado intenso. Esto se debe a que tanto Venus como Saturno se hallan en su domicilio, es decir, sus mejores cualidades salen a la luz con facilidad, y además la recepción de Saturno en Libra es estupenda, en ese signo se exalta, de modo que será una tensión productiva más que problemática.

Libra es el signo de las relaciones y el balance energético, también es el signo de los espejos, de modo que Venus llega para que atendamos todos esos temas de manera prioritaria. Necesitamos ver qué desequilibrios tienen que ajustarse para poder ser más eficientes (Saturno) en todos los niveles. Hay que determinar qué relaciones tienen que buscar mediación o limar asperezas (Saturno) para poder trabajar mejor o manifestarse más comprometidas.

Venus desde Libra se alinea de modo favorable con Marte Retro, eso indica que por fin logramos comprender a nuestra contraparte masculina en su proceso de liberación. Desde libra estamos más dispuestas a dar los espacios necesarios y en general a escuchar todas las versiones de una misma situación.

Sé que estoy hablando en femenino, porque se trata de Venus y porque mi audiencia es mayormente de ese género, pero si eres hombre, esto te habla también de la actitud que manifestarán las mujeres de tu vida. No solo tu pareja sino compañeras de trabajo, jefas o amigas estarán mucho más diplomáticas y menos críticas.

Por último, un detalle sumamente importante de esta llegada de Venus a Libra es que en este signo empezará su sombra pre-retrógrada, el 3 de septiembre. Si, Venus retrogradará de nuevo este año entre Escorpio y Libra – la última vez fue a principios del año pasado entre Aries y Piscis. Por eso, aun cuando no estemos todavía en fase de sombra, ya hay que ir prestando atención a este tránsito, equilibrando nuestras relaciones, observando cuales de ellas necesitan más atención y sobre todo: cuales nos reflejan más. Recuerda que Libra es el signo del espejo, y la retrogradación de Venus entre esos dos signos significa encontrar nuestra propia “sombra” (Escorpio) en el otro (Libra).

Otro detalle con respecto a la próxima retrogradación de Venus, es que nos acercamos a un nuevo “Venus Star Point” que sucederá a 2° de Escorpio el 26 de octubre. Este es un tema que trabajamos muchísimo el año pasado y que de nuevo repasaremos en las próximas semanas, pero lo anuncio desde ahora pues las chicas que profundizan más en el estudio de su mapa pueden ir desempolvando sus notas y las que son nuevas en esto, pueden buscar mi video en YouTube sobre ese tema para estar listas.