Las tareas de Marte

Marte va que no para poniéndonos tarea… ayer hizo saltar chispas con Urano y nos regaló una “corazonada” muy importante. Hoy ajusta una tensión a Quirón en Aries y destapa una herida muy profunda, algo que tenemos allí desde hace tiempo y en este momento necesita revisión. Hoy es uno de esos días en los que el trabajo que hicimos con “Los Detonantes” (en los Cuadernos Astrológicos del Mes disponibles en Patreon) será sumamente útil.

Un detonante es una reacción presente a una herida pasada. Cuando se activa un detonante quiere decir que la mente y el cuerpo están tratando de sanar aquel viejo dolor. Es lago inconsciente, simplemente sucede, puede ser una palabra, una actitud o una circunstancia, algo muy particular para cada quién.

Si reaccionamos inconscientemente, permanecemos en el mismo punto y simplemente revivimos la herida pero no la sanamos. El primer paso para trabajar con esto es descubrir nuestros propios detonantes. Por ejemplo cuando alguien (mi pareja, una amiga, etc.) me habla en tono diminutivo “Carito…” para restar importancia a la conversación, eso me desespera. Es algo muy personal y no tiene que ver con la variante de mi nombre, sino con el tono usado. Algo me lleva de nuevo a la sensación de no ser tomada en cuenta, al no reconocimiento de mis asuntos por parte de otros, a la minimización quizá. Eso es un detonante.

Trabajar con esto sana, pero hay que reconocerlos y después observarlos… Con la práctica vas ganando espacio entre el detonante y la reacción emocional, hasta que finalmente ya no hay reacción, pasa a ser una respuesta consciente. La reacción es “la zona cómoda”, es el patrón habitual, a lo que estás acostumbrada. El trabajo de Mindfulness o auto-observación consciente es la zona de aprendizaje, implica incomodarte para crecer. Puedes intentar los siguientes pasos:

  1. Detonante: aparece la circunstancia y se dispara la reacción.
  2. Respira: siente el ritmo cardiaco, siente tus manos temblorosas o cualquier otro cambio en la química del cuerpo. Practica la observación.
  3. Cuestiónate: ¿Cuál fue mi emoción primaria aquí? Eso que sentí cuando se abrió esta herida por primera vez hace mucho tiempo… Me sentí abandonada, rechazada, humillada, ignorada, etc. Valida y reconoce esa emoción desde la calma, siente.
  4. Elige una nueva respuesta: traza nuevos caminos en tu cerebro y en tu alma. Si por lo general llorarías, montarías en cólera o simplemente te encerrarías en ti misma, intenta otras cosas. Toma distancia del detonante, has silencio, escribe tus emociones, encuentra otras vías: eso es usar la creatividad – crear nuevos caminos.

There are no comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa lo que quieres buscar y presiona enter

Carrito
Abrir Chat
¿Deseas hablar conmigo?