El Viaje de Venus consiste en Rendirse

La Luna termina su recorrido por Géminis y antes de irse tiene una cita muy importante, se encontrará con Venus por última vez antes de que Venus se nos ponga invisible bajo los destellos solares, es decir, antes de que Venus ingrese al inframundo o supramundo y quede en la fragua solar para una gran transformación que tomará varios meses, en lo que justamente estaremos descubriendo lo que esas palabras en la imagen significan.

El viaje de Venus consiste en rendirse, en entregar poco a poco toda esa seguridad, ese coraje externo, eso que “creemos que sabemos o somos”, y renunciar a todo lo que valoramos materialmente hablando. Es un viaje simbólico que cada quién asume cuando está listo para vivir esa “iniciación” y que no solo está simbolizado por el mito más antiguo de la humanidad que se relaciona con el ciclo del planeta Venus, sino que se repite una y otra vez en nuestro cielo.

Empezamos este nuevo ciclo en noviembre del 2018 cuando Venus renació como estrella matutina, pero cada vez que amanece la vemos más abajo en el cielo y ahora está a punto de desaparecer. Para verla en estos días tienes que madrugar bastante y mirar hacia el Este, ese “descenso” – porque baja efectivamente en el horizonte celeste –  simboliza que ella (la diosa y también tú) muere a lo que fue después de renunciar absolutamente a todo: morimos a los viejos hábitos, las adicciones, la vieja identidad que ya no resuena con quién somos ahora, etc.

Durante toda la estación media del año Venus estará invisible pues estará pasando por detrás del Sol, y ese ocultamiento tiene un efecto muy poderoso en la psiquis, implica esa “muerte” de una parte del ego, para resucitar más sabia y radiante como estrella nocturna cerca del próximo equinoccio. Es el renacer después de la iniciación como mujeres, pero también en el caso de los hombres, es una resurrección después del despertar de la energía del corazón, recuerda que no se trata de género y asuntos de patriarcado o matriarcado, se trata de una forma de vivir centrados en la razón o el cerebro, o vivir desde el corazón, desde el alma.

Este descenso tiene mucho que ver con descubrir el verdadero poder que surge de la humildad, recuerda que será en Leo donde se unan Venus y el Sol, un signo donde el brillo y el poder tienen que examinarse constantemente para que en realidad respondan a lo auténtico y no solamente a los atributos externos. Aquello donde hemos tenido que bajar la cabeza y reconocer una realidad superior nos da mayor sabiduría y esa sabiduría es el veredero poder que no se usa sobre los otros sino sobre uno mismo.

Venus se unirá a Marte posteriormente cuando ya esté en Virgo y en condición de estrella nocturna, es decir, después de resucitar en un ciclo que nunca habíamos vivido antes y que tiene que ver con ese despertar del Sol Femenino – esa iluminación de la esencia femenina, que nos ayudará tanto a hombres como mujeres a lograr un nuevo equilibrio en nuestras relaciones. Todo este proceso comenzó en el 2012 cuando Venus cruzó delante del Sol y la pudimos ver a simple vista – algo que sucede solamente cada 200 años – y curiosamente también estaba en Géminis como ahora, será además en Géminis donde Venus retrogradará el año que viene, por eso les estoy contando estas cosas en este momento precisamente cuando se une con la Luna y quizá la veamos o quizá no pues en algunos lugares del planeta ya se vistió con su manto invisible. #ViajeDeVenus

There are no comments

Deja una respuesta

Ingresa lo que quieres buscar y presiona enter

Carrito
Abrir Chat
¿Deseas hablar conmigo?