Venus en Sagitario ¡El mes nos recibe bonito!
1 Diciembre, 2017
Manual de Júpiter en Escorpio 2018
3 Diciembre, 2017
Mostrar todos

El observador cambia lo observado

El agua es el elemento plástico por excelencia, su modalidad es flexible y se amolda al cauce que la contiene aunque también tiene la fortaleza necesaria como para tallar rocas y arrasar ciudades, no hay que subestimar su poder. De igual manera las emociones son volubles y cambiantes dependiendo de las circunstancias, pero sumamente poderosas como para transformar una vida entera… Los trinos de agua serán una constante en el 2018 gracias a Júpiter en Escorpio y precisamente hoy puedes constatar la fuerza de su influencia, ya que estamos arrancando uno de los grandes patrones que configurarán las circunstancias de los próximos meses, especialmente mayo y agosto del 2018: se trata del trino con Neptuno en Piscis.
Júpiter ha sacado a la luz una gran cantidad de sombras tanto personales como colectivas (el montón de escándalos sexuales es solamente un ejemplo de esto), eso que preferiríamos no enfrentar o mirar porque es muy doloroso. Este encuentro con Neptuno en su expresión más elevada nos invita a entregar todo eso que vamos descubriendo a “Dios” o al Universo, al plano espiritual para que por acción de la compasión infinita pueda ser trascendido. Muchos dirán: “nada que ver con compasión infinita, que paguen esos tipos que tanto han abusado de su poder” y es completamente comprensible, pero hay que mirar un poquito más allá.
Si cambiamos la mirada y entendemos la vida, el mundo, como un sistema integrado, veremos que los perpetradores también forman parte de él, esas personas que abusan y corrompen la vida hacen parte de nosotros (porque cada uno de nosotros es la TOTALIDAD), eso que estamos viendo tan indignados en las pantallas de nuestros móviles es el reflejo de nuestras propias sombras. Excluirlas, condenarlas y reprimirlas no sana absolutamente nada y ojo: no estoy diciendo que las personas no deban asumir las consecuencias de sus actos y compensar lo sucedido, solo digo que la manera de abordar estos temas debe ser más completa. Cada victimario debe pagar sus consecuencias, pero “yo” que de algún modo estoy en relación con ese “villano” –aunque sea culturalmente– debo asumirlas también y entender que hacen parte de mi sistema y que solo mirándolas con compasión pueden sanar.  “El observador cambia lo observado” –premisa cuántica- si nos negamos a observar y elevar cualquier circunstancia nos estamos negando a transformarla.
Sé que esta idea puede resultar confusa y no ir acorde al tono radical del momento (thanks, Urano), pero es necesario que le demos vuelta y exploremos si tiene sentido.  Lo traigo como punto de reflexión pues esa es la invitación de Neptuno, y puse el ejemplo de los escándalos sexuales porque es algo que la mayoría conoce dada toda la atención mediática que ha tenido, pero cada quien tiene sus propias sombras con las cuales lidiar y pueden ser de tonalidades muy distintas.  Muchas veces son cosas tan profundas que necesitamos ayuda en el proceso, asistir a terapia psicológica es una gran ayuda, constelarse (ordenar tu sistema con ayuda de un Constelador calificado) funciona de maravilla, profundizar en la meditación también es bueno, hay miles de herramientas y vías disponibles, cada quien debe descubrir cuál es la que mejor le calza, lo cierto es que este es el mejor momento para hacer ese trabajo profundo y reparador.

Deja un comentario