Astroweek: Un ciclo intenso
9 Octubre, 2017
No Limites Tus Retos, Reta Tus Límites
11 Octubre, 2017
Mostrar todos

Retrospectiva Júpiter en Escorpio

Júpiter enseña algo nuevo cada año, es el administrador cósmico qué pasa cada doce años por un signo determinado para dar una lección y ver cómo está el crecimiento en esa área. En el 2013/14 – año de fuertes tensiones cardinales – Júpiter paso por Cancer enseñándonos acerca las emociones y necesidades primarias, de nuestra noción de familia y hogar así como de la capacidad que cada quien tiene para cuidar la vida en si mismo y en los demás. En el 2014/15 Júpiter ingreso en Leo y nos dio la fuerza para poner en acción un gran cambio en nuestras vidas, aprendimos sobre la energía creativa y el talento, descubrimos nuestros superpoderes y nos apasionamos por algo especial en nuestras vidas. En el 2015/16 tuvimos que tocar tierra con Júpiter en Virgo y pasar del entusiasmo a la diligencia. Todo lo descubierto y potenciado en Leo debía tener una aplicación práctica y en medio de las tensiones mutables Júpiter representó ese pequeño “gran” detalle indispensable para construir nuestra nueva realidad. Aprendimos acerca del cuidado propio y del servicio desinteresado, así como de la necesidad de alimentarnos de forma más natural (¿recuerdan el boom del fitness, los jugos verdes y los superalimentos? ¿El uso de pallets de madera /lo natural/ como tendencia comercial? Bueno.. eso viene de esos años). Finalmente en el 2016/17 Júpiter llego a Libra, signo de Venus y de las relaciones, todos asocian ese signo con la paz, el equilibrio y la armonía, pero si recordamos los últimos trece meses creo que los ánimos internacionales y personales no muestran un panorama muy pacífico que digamos. Esto tiene sentido cuando entendemos que Júpiter es una gran lupa – una especie de megáfono cósmico – y que desde Libra nos señaló en grande todas las injusticias y los desequilibrios tanto sociales como individuales, de otro modo no podrían ser transformados. Y eso nos trae al día de hoy, Júpiter ingresa precisamente en el signo de la TRANSFORMACIÓN, donde tendrá tareas profundas e intensas que son una continuación del tránsito pasado, pues el movimiento cósmico es un Todo y cuenta una larga larga historia.

Deja un comentario