AstroWeek: Lo que nos convenga a los dos.
27 Febrero, 2017
¡Lo que YO diga! Júpiter oposición Urano
3 Marzo, 2017
Mostrar todos

Astromind: ¿Cómo se Integra un Planeta?

astrologia, conciencia, mente, yoga, mind, astrology, consciousness

Cuando se dice que no tenemos a tal o cual planeta “integrado” ¿a qué nos referimos exactamente? Me parece una pregunta interesante para tratar en este espacio ya que vamos a hablar de la consciencia y ese es un punto donde la Astrología toca regiones más sutiles, gracias a lo cual se le considera a veces como una “mancia” o arte adivinatorio en vez de una ciencia. Por ejemplo cuando hablamos de Venus y lo vemos mal aspectado en un mapa natal decimos que hay que trabajar para “integrar a Venus” y tener mejores relaciones, o la Luna que es la satisfacción emocional o Júpiter que es la abundancia, etc., la cosa es que resulta ser un concepto algo abstracto y la mayoría nos perdemos en este punto, por eso hoy quiero tratar de aclarar esto y las invito a que me acompañen en ese intento.

Comencemos por aclarar que todo en la naturaleza tiene una manifestación triple, por ejemplo los estados de la materia solido, líquido y gaseoso o cuerpo, emociones y consciencia, para no extendernos en los ejemplos. Lo mismo sucede con el conocimiento humano, cada rama del saber incluyendo al estudio de los astros tiene su propia triplicidad así:

  1. Está la parte que atañe al estudio de lo físico o tangible (estado sólido) – y actualmente gracias al paradigma mecanicista (Newton, Bacon, Descartes) que considera el mundo como un conjunto de “partes” ensambladas de manera funcional, éste es el único aspecto del conocimiento que se considera válido o digno de llamarse “ciencia”, en este espacio podemos ubicar la Astronomía que es el estudio medible y cuantificable de los cuerpos celestes y que sirve de base al estudio astrológico.
  2. Luego está el estudio de las relaciones abstractas entre esos elementos materiales (estado líquido), aquí es donde han incursionado grandes pensadores al estudiar la realidad poniendo el énfasis en las relaciones que se establecen entre los objetos más que en los objetos mismos, la teoría de sistemas por ejemplo cabe en esta categoría así como la teoría de la relatividad (Einstein) y la mecánica cuántica (Plank). En esta dimensión se empiezan a borrar las “verdades” que consideramos tan básicas con el paradigma mecanicista y nuestra civilización no ha comenzado siquiera a comprender los cambios que traerá esta nueva forma de ver el mundo para las generaciones futuras en términos de vida cotidiana. En este renglón podemos ubicar a la Astrología en su sentido horoscópico, es decir la interpretación de las relaciones que se forman entre los cuerpos del sistema solar y el efecto que tienen sobre nosotros, gracias a lo cual se deriva el aspecto “predictivo”.
  3. y finalmente tenemos la sabiduría y la vivencia que puede quedar de todo ello (estado gaseoso) que es donde entra en juego la Consciencia. La Yoga por ejemplo es una Ciencia con todas sus letras que partiendo de lo denso, o sea el trabajo sobre el cuerpo físico, trasciende a lo más sutil que es la reintegración del alma humana con el alma universal, son conceptos muy metafísicos para profundizar en este momento pero que tienen un sustento concreto en la biología y por eso no puede negársele el título de ciencia. Así mismo la astrología toca estas regiones ya que cuando ejercemos la voluntad y desarrollamos la Consciencia, podemos trascender el determinismo. Es un concepto simple pero muy poderoso y por eso en este espacio podemos ubicar la Cosmobiología que es la octava superior de la Astrología y puede definirse como el estudio de la Vida Cósmica.

“Cosmos” según su significado etimológico quiere decir “orden”, una vida cósmica es pues una vida que se ajusta al orden natural de las cosas pero eso solo se logra conscientemente, porque la vida mecánica o no-consciente tiende inevitablemente desorden y al caos. Cada planeta representa un Principio Inteligente del cosmos, de ese modo los aspectos o ángulos que se formen en nuestro mapa indican hasta qué punto tenemos acceso consciente a ese principio (aspectos armónicos) o en qué grado tenemos bloqueado ese acceso (aspectos inarmónicos).

Sigamos con el ejemplo de Venus que es algo que vamos a trabajar mucho las semanas que vienen: Cuando tengo a Venus bien aspectado o en un signo que le es cómodo (domicilio, exaltación) el nivel de integración consciente de ese planeta es alto y a la persona le resulta natural valorarse a si misma, establecer relaciones estables y tener un flujo de energía armónico con el dinero. Si por el contrario Venus está mal aspectado o en un signo donde se aflige (caída o exilio) el nivel de integración es bajo o está bloqueado y a la persona le resulta un desafío grande sentir que satisface sus deseos o valorarse, por lo mismo atrae relaciones donde proyecta esa desvalorización y resultan conflictivas o tóxicas. La lectura astrológica nos da un diagnóstico, te informa cual es la situación actual respecto a esos principios inteligentes, pero depende mucho del nivel de consciencia del individuo pues no es lo mismo ver el mapa de una persona con escasa educación que tiene que superar desafíos materiales a diario para sobrevivir, que el mapa de alguien que ha tenido acceso a más recursos y cuya comodidad le permite dedicar su energía a temas más trascendentes, aunque ambas tengan exactamente el mismo aspecto natal, habrá semejanzas pero cada una lo vivirá en circunstancias muy diferentes. La lectura también te dice en qué áreas de la vida puedes trabajar mejor ese tema o de qué manera puedes intentar superar los bloqueos según los demás elementos astrológicos que acompañen los aspectos (casas, signos, dispositores, decanatos, etc).

¿Qué hacemos luego con ese diagnóstico que arroja la lectura del mapa natal? Aquí es donde empezamos a hablar de “Cosmobiología”. Lo más valioso que un astrólogo te puede dar es “información” veraz y objetiva, pero toca a cada quien hacer uso de ella para poder ver realmente los beneficios. Aquí es donde hablamos de estados de consciencia y quiero citar a Serge Raynaud de la Ferriere para ilustrar este punto:

“Por medio de la constante observación, de la atención que se presta a las cosas y de su estudio, en el cerebro se desarrolla una función que se puede comparar a la función de las grabadoras, esta función realiza lo que llamamos memoria. Todos los hechos y todos los conocimientos pasan y van dejando sus reflejos en lo interno, para luego volver, cuando sea requerido.  La función de la memoria no presenta en forma alguna un estado de consciencia. Un estado de consciencia tan sólo es aquello que como tiempo presente tenemos a la vista, o sea, que en este caso no se necesita “recordar” porque se trata de un asunto vivo. Se acepta el conocimiento, se discierne y por medio de una singular asimilación, se hace propio. Cuando se ha realizado tal estado de consciencia ya nada podrá separarnos del conocimiento adquirido”.

Entonces, aunque el astrólogo te hable y te diga muchas cosas respecto a ti misma, te ofrezca puntos de vista interesantes y te planteé herramientas, por si mismo ese hecho no logra superar la situación. Esa información es útil en la medida que cambie realmente tu punto de vista, pero lo que realmente cambiará las cosas será que surja en ti la Voluntad por medio de la determinación y decidas actuar al respecto en tu vida cotidiana, poner en práctica ese nuevo punto de vista, usar las herramientas. Así cada vez que empiezas a hacer cosas que te desvalorizan, algo simple como rechazar un cumplido cuando te lo hacen, te das cuenta en el momento y piensas “hum, esto es Venus actuando y disparando los complejos, voy a observar a ver que pasa. Agradeceré ese cumplido aunque todo mi ser diga que lo rechace”, en esa fracción de segundo el determinismo pierde poder y empieza a actuar la consciencia, con esa actitud “científica” empiezas a trabajar en tu propio laboratorio portatil y esa es la manera como se integra un planeta.  Es un trabajo complejo y de tiempo completo pero ¡tú lo vales!

Deja un comentario